Whisky de malta, el whisky más apreciado

Copa de whisky de malta sobre barrica

La predilección por un tipo de whisky u otro depende, en gran medida, del paladar de aquel que lo ingiere. Sin embargo, la realidad es que el whisky más apreciado por los catadores más exigentes es el whisky de malta. Pero… ¿Qué es exactamente el whisky de malta? Antes de dar respuesta a esta pregunta, creo que es fundamental saber qué es exactamente la malta.

La savia del whisky de malta

Por lo general, la gente poco versada en el tema piensa que la malta es un tipo de cereal, sin más. Por ende, el whisky de malta debería ser un whisky realizado a partir de un cereal llamado malta. Pues bien, esto no es exactamente así.

En primer lugar, cabe hacer hincapié en la siguiente máxima: Todo cereal puede convertirse en malta. ¿Es eso cierto? Del todo. La malta no es más que el resultado obtenido tras someter un determinado cereal a un proceso de germinación. Así que el whisky de malta puede estar elaborado con distintos cereales (cebada, trigo maíz…), pero eso sí, malteados.

Entonces… ¿Qué diantres es exactamente un cereal malteado? Como comentábamos, la malta se consigue mediante el proceso de germinación, o el florecimiento del grano. Básicamente, el proceso consiste en humedecer con agua las semillas. Cuando éstas absorben la humedad suficiente, un tallo empieza a brotar. A este tallo se le denomina acrospiro. Por tanto, la malta no es más que la suma del grano y el tallo.

¿Cómo se obtiene la malta?

Aclarado ya qué es y cómo se obtiene la malta, trataremos de dilucidar qué es el whisky de malta. Como su propio nombre indica, es aquel whisky que se obtiene mediante la destilación de cebada malteada. Ésta se consigue mediante un proceso estructurado en tres pasos diferenciados:

1. Lavar y poner los granos en remojo (3/4 días).

2. Las semillas, con un alto contenido de humedad, se introducen en recipientes para que empiecen a germinar (6 días).

3. La cebada germinada se seca y tuesta en hornos de carbón vegetal (3 días), obteniendo la malta propiamente dicha.

Una vez obtenida la malta, ya podemos dar el siguiente paso en la elaboración del licor. Los granos de malta tostados se trituran hasta conseguir un polvo que se “disolverá” en agua caliente. A la mezcla resultante se le añadirán las levaduras que propiciarán la fermentación. El caldo obtenido se introducirá en tanques, donde se dejará fermentar durante 3 días a una determinada temperatura. A continuación, se procederá al destilado de este líquido, que se llevará a cabo dos veces mediante alambiques de cobre. Y por fin, ahora sí, ¡Ya tenemos whisky de malta!

Malteado de la cebada del whisky de malta
Malteado de la cebada del whisky de malta

El secreto de un buen whisky de malta está en el reposo

Así es, ya hemos conseguido crear whisky, pero aún queda un paso, el más importante, si cabe: el envejecimiento o maduración. Como el buen vino, el whisky de malta no se embotella directamente, sino que se deja madurar en barricas. Las destilerías especializadas utilizan siempre barricas de roble que, previamente, contuvieron bourbon o vino de jerez. Éste es un detalle clave en la obtención de un whisky de malta, pues el origen, el trabajo y la edad de esas maderas confieren al producto final ese especial y característico sabor que distingue del resto de wiskies.

¿Es todo el Whisky de malta igual?

La respuesta es un rotundo NO. La base del whisky de malta es “idéntica” en toda destilería especializada en este whisky, la cebada malteada. Pero esto no quiere decir que todos los whiskies de malta sepan igual. Aunque la malta confiere al producto un sabor especial, lo que determina su personalidad es la barrica. En otras palabras, lo que define su sabor es el tiempo y el lugar de maduración.

El whisky de malta envejece en barricas de madera de roble de calidad. Aproximadamente el 70% de los matices finales dependen de la barrica en la que haya reposado. Este dato pone de manifiesto la relevancia que una madera cobra en su elaboración.

Si el whisky de malta se depositase en recipientes de cristal tras su destilación, éste se mantendría inalterado. La madera de la barrica interactúa con el líquido almacenado en su interior. En esa interactuación, el roble transforma el whisky de malta, aportándole taninos y otros aromas característicos. Además, muchas destilerías tuestan las barricas para modificar aún más el sabor. La quema de la madera podrá tener distintos grados, potenciando o atenuando su sabor.

Barricas whisky de malta
Barricas whisky de malta

Por otro lado, las barricas empleadas por las destilerías de referencia de whisky de malta utilizan barricas usadas. Las casas de whisky especializadas emplean para el envejecimiento de sus productos barricas de roble que han contenido previamente  vino de jerez, e incluso, oporto. Las barricas que contuvieron bourbon se suelen emplear en la industria del blended.

Variedades de whisky de malta

Existen dos tipos de whisky de malta que los productores distinguen mediante el etiquetado de sus botellas. Aunque la diferencia estriba en su elaboración, ambos tipos son whiskies de pura malta:

  • Single Malt Whisky:

Es un whisky que toma como base para su destilación cebada malteada. El licor resultante surte de la mezcla de licores de pura malta de la MISMA DESTILERÍA.

  • Vatted Malt Whisky:

Es el whisky de malta elaborado con cebada malteada. Se diferencia del single porque el whisky embotellado procede de recipientes de DESTILERÍAS DIFERENTES.

Es importante saber que el whisky no envejece jamás en botella. Por lo tanto, cuanto más tiempo pase en contacto con la madera, más matices captará de ésta. El whisky de malta debe madurar en barrica un mínimo de tres años.

Glenrothes puro whisky de malta
Glenrothes puro whisky de malta

Aunque el principal productor de whisky de malta es Escocia, hay otros países productores como Irlanda, Estados Unidos, Canadá o Japón. Durante largo tiempo, el whisky de malta escocés ha liderado el mercado con whiskies de primer nivel. Destilerías de la talla de Macallan, Glenfiddich, Lagavulin, Glenmorangie, Glenrothes o Talisker hablan por sí solas. Sin embargo, en los últimos años, destilerías como la japonesa Yamazaki o la irlandesa Connemara están plantando batalla.

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*